“¡Maldita marginal te vamos a desaparecer si dices algo!”

La Piedra en el Zapato.

Carlos Narváez

La regidora morenista, Norma Angélica Ríos y su hija Luz del Carmen Hernandez Rios, han sido demandadas laboral y penalmente por los presuntos delitos de privación ilegal de la libertad, agresiones, acoso, despido injustificado y por la violación de los derechos humanos de los trabajadores del restaurante «Carnes Boutiques», que laboraban en condiciones de sobre explotación y trato inhumano degradantes.

La ex empleada Rosa Vazquez puso al descubierto la prepotencia y embriaguez de poder de la regidora Norma Angélica Ríos, al ser víctima de un despido injustificado, tratos denigrantes y agresiones físicas de la Sra Ríos, porque se negó a aceptar una liquidación por debajo de la ley.

“Yo sabía que tenía poder y por ahorrarme todos estos problemas, aguanté durante tres años sus maltratos, pero nunca pensé a qué grado iban a llegar y fuera a ser tan violenta”.

El día del incidente, la ex empleada llegó a trabajar a la hora señalada, pero con algunas dolencias en la espalda y cabeza, porque un día anterior la habían obligado a cargar cartones de cerveza, sufriendo un desgarre en la zona lumbar, además trabajaba bajo presión porque al mismo tiempo que atendía la cocina era responsable de atender la caja registradora y todo por un salario miserable y 12 horas de trabajo.

Al solicitar un permiso para ausentarse de su centro de trabajo para atender su dolor, este le fue negado por Diana la administradora, quien le dijo que por órdenes de la Sra. Ríos se tomara una aspirina y que le hiciera como quisiera, pero que ella no se podía mover del restaurante.

Sin embargo, la empleada tomó sus cosas y se disponía a retirarse cuando fue interceptada por la cocinera Bibiana y la administradora Diana, quienes con insultos y empujones, la llevaron sin su consentimiento hasta la estética, que se ubica a un costado de «Carnes Boutiques», propiedad de la regidora. Ahí la retuvieron en contra de su voluntad por alrededor de dos horas incomunicada.

Al llegar a la estética cerraron la puerta y con amenazas obligaron a Rosa Vazquez a sentarse y continuaron con los insultos para obligarla bajo amenazas a firmar su renuncia.

El amago de la regidora continuó con total impunidad, en medio de insultos y agresiones: “Que te haz creído? Aquí solo eres una jodida empleada! Te pedí que te tomarás la aspirina y tienes que obedecerme, ahora te quedas sin derecho a propinas y si no te gusta, te me vas largando, y solo te voy a dar 10 mil pesos, si me demandas no van a hacerme nada porque tengo poder y te lo advierto maldita marginal si dices algo te hago desaparecer”.

Por su parte, Luz María Hernandez Ríos, la propietaria legal de «Carnes Boutiques», en conjunto con la hija de la regidora, le sugirió a Rosa Vázquez que lo mejor era «arreglarlo» en ese momento o sea que no hubiera demanda, “nos dieron a entender que como ellos son poderosos, no podíamos hacer nada”. Fue cuando la señora Norma nos dijo que ella tenía mucho poder y que nosotros sin dinero no podíamos hacerles nada”, Abundó.

Ahora sus agresores, dijo Rosa, pretenden conciliar pero no dejan las amenazas: “Como temo por nuestra seguridad, quisiera que nos dieran una disculpa, llegar a un acuerdo legal para que ya no abusen del poder que tienen”.

Esta historia continuará…

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *