Ludivina Menchaca, el rostro de la vergüenza y la impunidad

La ambición y el cinismo de Ludivina Menchaca Castellanos no tiene limites, carente de iniciativas y nulo trabajo social a favor de Puerto Morelos, hoy busca reelegirse.

La Piedra en el Zapato

Carlos Narváez

Pese a los escándalos y acusaciones de corrupción que la han rodeado a lo largo de su carrera política, la octava regidora del municipio de Puerto Morelos, Ludivina Menchaca Castellanos, busca seguir mamando de las arcas municipales y amenaza con reelegirse como concejal.

Es una vergüenza que Quintana Roo se ubique como el quinto Estado del país con los índices más altos de impunidad, según el Indice Global de Impunidad México 2018, que elabora la Universidad de las Américas, en Puebla.

La impunidad no es más que la falta de castigo a una acción que no se considera moralmente aceptable. Por eso existe corrupción en México; porque existe impunidad, es decir aquel que comete una falta no tiene castigo.

Ludivina Menchaca es la reina de la impunidad en Quintana Roo. La regidora pertenece a un grupo de interés con ligas con la delincuencia organizada que por más de doce años han saqueado los dineros e inmuebles públicos con total impunidad.

En 2012 Ludivina Menchaca fue nombrada delegada de la Profepa en Quintana Roo, posición en la que fue cuestionada y acusada de corrupción al brindar protección a proyectos inmobiliarios depredadores, y por utilizar el “garrote represor” contra 16 humildes pobladores de la Isla de Holbox, quienes supuestamente cortaron manglar y al mismo tiempo fue complaciente- a cambio de favores económicos- con grandes depredadores ambientales como los del hotel Paradisus de la firma española Meliá.

Para Ludivina Menchaca, la moral es un árbol que da moras. Gracias a que pertenece a un grupúsculo mafioso y ante la falta de un instrumento social para atajar y castigar los actos criminales de algunos políticos y de sus crías. Ludivina ha sido permisiva con los excesos y abusos de poder de sus hijos, quienes al amparo de la IMPUNIDAD que le brinda ser hijos de una mujer poderosa, han cometido delitos en contra de ciudadanos indefensos.

EL HIJO GOLPEADOR

En redes sociales se denunció la prepotencia de Santiago Loy Menchaca, uno de los hijos de la ex senadora Ludivina Menchaca: “Santiago agredió a golpes hasta dejar inconsciente a un joven que defendió a su novia ante el acoso de Santiago y sus amigos”. Posteriormente y en total prepotencia apuntó con el arma de sus escoltas a los jóvenes que intentaron defender al agraviado. Ante el suceso y ante la gran impunidad, consentida por el staff del antro Han, quienes protegieron al joven golpeador y lo dejaron ir sin reportar el suceso a las autoridades”.

EL HIJO MARIHUANO

Ramon Loy Menchaca fue detenido junto con su amigo Eduardo Daniel Alatriste Kleenand, en la zona turística de Playa del Carmen, en posesión de marihuana, pero, el departamento jurídico de la Policía Municipal Preventiva (PMP) de Solidaridad, dejó en libertad a los jóvenes en lugar de ponerlos a disposición del Ministerio Público.

No contento con esto, en otro evento desafortunado “Monchito” totalmente alcoholizado después de salir de la discoteca Coco Bongo, el junior de la ex Delegada de la Profepa impactó su lujosa camionetas en BMW contra un taxi de Playa del Carmen, y se negaba a pagar los daños ocasionados. Finalmente, cubrió los daños pero no recibió ni una infracción por parte de los policías municipales y mucho menos fue remitido al Juzgado Cívico.

En los dos casos de los junior se evidencia la complicidad de las autoridades, que en lugar de sancionar y castigar, encubren los delitos de los jóvenes por ser hijos de la regidora por el partido Movimiento Ciudadanos del municipio de Puerto Morelos, Ludivina Menchaca Castellanos.

La ambición y el cinismo de Ludivina Menchaca Castellanos no tiene limites, carente de iniciativas y nulo trabajo social a favor de Puerto Morelos, hoy busca reelegirse.

Es una de las regidoras que más faltan y nunca se encuentre en sus oficinas. ¿Con qué cara se presentarán a los electores en busca de su voto, su sola presencia ofendería la inteligencia de los ciudadanos.

En los comicios de 2016 participó como candidata a presidenta municipal por Puerto Morelos y obtuvo 693 votos, apenas el 7.92% de la votación total según datos del Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO).

Esos sufragios de los portomorelenses le valieron para emplearse en el período constitucional 2016-2018 como regidora, pero difícilmente las canicas le alcancen esta vez para poder reelegirse. Los votantes muestran un hartazgo hacia los políticos corruptos que utilizan sus cargos para cometer una serie de excesos con total impunidad. Hoy los ciudadanos piden justicia y su mejor arma son las urnas para castigar.

Difícil panorama se le presenta a la regidora Ludivina Menchaca con sus escandalosos antecedentes. Al tiempo.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *