EL CARTEL POLITICO – INMOBILIARIO OPERA CON TOTAL IMPUNIDAD EN EL SURESTE.

Felipe Enríquez, Félix González Canto, Arturo Millet y Gabriela López, socios en negocios no tan lícitos, pelean una batalla sin cuartel de guerra sucia en contra del gobierno y el Estado de Quintana Roo por perder privilegios económicos obtenidos en los gobiernos de Félix González Canto y Roberto Borge, se pronostica que arrecie con mayor intensidad la guerra sucia a través de Fake News en redes sociales con la intentona de desestabilizar las próximas elecciones y al gobierno estatal.
(Primera de 2 partes)

La Piedra en el Zapato
Carlos Narváez

Es tal la necesidad del denominado Cartel del Sureste de mostrar músculo político-financiero, y la voracidad de seguir haciendo negocios al amparo del poder, que hoy han lanzado un ataque frontal en contra del Estado de Quintana Roo al perder los privilegios obtenidos con los ex gobernadores Félix González Canto y Roberto Borge.

Los cabecillas de este grupúsculo mafioso han utilizado sus vínculos políticos para mantenerse impunes y para incrementar su fortuna y sus negocios ilícitos.

De la estrategia de  incesante tráfico de noticias falsas (Fake News),  y los ataques de guerra sucia a través de las redes sociales desde Mérida, destaca la divulgación de supuestos 50 cuerpos en playas de Cancún, en un claro de desestabilizar al Estado, estrategia que ha sido diseñada desde el despacho de la directora de Local Consultores, Gabriela López Gómez.

GABRIELA LÓPEZ GÓMEZ, DIRIGE LAS FAKE NEWS CONTRA QUINTANA ROO DESDE MÉRIDA

Gabriela López Gómez es esposa del empresario Arturo Millet Reyes, acusado por el delito de despojo de tierras ejidales, así como presuntas ligas con el narcotráfico y lavado de dinero.

López Gómez, es oriunda de Oaxaca, y llega a la península en el año 2006 junto con el entonces delegado del PRI en Yucatán, Felipe Enríquez, para apoyar la campaña de Ivonne Ortega a la gubernatura. Durante el gobierno de Ortega, Gabriela López fungió como su estratega de imagen y su principal asesora política. También fue la responsable –bajo la recomendación de Felipe Enríquez-, de la campaña electoral del actual gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, y su principal asesora de imagen ya como Gobernador, sustituida recientemente por el publicista Antonio Solá.

Al parecer, el  matrimonio de Gabriela López Gómez con Arturo Millet Reyes más que un asunto sentimental, es una alianza con trasfondo de intereses políticos y económicos de su jefe Felipe Enríquez, quien se ha caracterizado por utilizar el tráfico de influencias para construir un verdadero emporio de riquezas. 
 
Ivonne Ortega es madrina de bautizo del segundo hijo de Enríquez, quien ha mantenido un perfil discreto, pero en los últimos años ha estado en el ojo del huracán por su riqueza inexplicable.

FELIPE ENRIQUEZ, LIDER DEL CARTEL DEL SURESTE 

Poseedor de grandes inversiones en Quintana Roo,  Enríquez fue secretario particular de la Secretaría de la Reforma Agraria, y es amigo cercano y socio del ex gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, y del empresario yucateco Arturo Millet Reyes.

El ex diputado panista Mario Rivero, ha denunciado desde 2007 que Félix González Canto, Felipe Enríquez y Arturo Millet Reyes, planean apoderarse de Tulúm y ofertarlo al mejor postor.

De acuerdo a un reportaje de la periodista Lydia Cacho, publicado en Aristegui Noticias en 2008, el ex gobernador González Canto vendió los terrenos destinados para la Universidad Pesquera a los desarrolladores del megaproyecto comercial y habitacional denominado “Downtown Tulúm” (hoy rebautizado como Maya Zamá I y II ), que pretende ocupar 450 hectáreas y apoderarse del ejido Pino Suarez. La guerra contra los ejidatarios es para construir ese gran proyecto y se basa en el cambio del Plan Maestro de Desarrollo impulsado por Félix González.

El ex gobernador González Canto se adueñó de esos terrenos para la universidad y los vendió en millones de dólares, allí han construido en terrenos arrebatados ilícitamente los hoteles Aldea Zamá, Copál y Papaya Playa”.

Felipe Enríquez es propietario del desarrollo turístico de Isla Blanca, al norte de Cancún, que pasó por un tortuoso litigio que los ejidatarios señalaron como despojo.

La periodista Lydia Cacho obtuvo los documentos originales de la denuncia penal interpuesta por el ex gobernador Mario Villanueva Madrid en contra de sus socios en el proyecto Isla Blanca: Félix González Canto, Felipe Enríquez y Hugo Flores Toba. Estos cuatro crearon las empresas Desarrollos IM S.A de C.V  y GLS4 S.A de C.V.

En su denuncia Villanueva detalla la estrategia planteada por el ex embajador en Uruguay para triangular la compra-venta de tierras ejidales y desalojar a quienes se decían posesionarios de los predios ejidales de Isla Blanca con “un grupo especial de la policía del estado capacitado para desalojos”.

En esa propiedad, Enríquez y González Canto están asociados legalmente con el ex gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás y su hermano el abogado Luis Francisco González Parás, como bien documentó el periodista Hugo Gutiérrez en una serie de reportajes.

El 21 de enero de 2012 desde la prisión de Nueva Jersey, Estados Unidos, el ex gobernador Mario Villanueva Madrid presentó una denuncia por fraude contra Felipe Enríquez y Félix González Canto,  por haber incumplido en pagarle 40 millones de pesos por la venta de tierras ejidales de Isla Blanca a la empresa de Nuevo León. Villanueva asegura que nunca se le pagó ese dinero a pesar de que pusieron a su esposa Isabel Tenorio de Villanueva como socia de la constructora. El propio Mario Villanueva corroboró su versión, desde la cárcel de Nueva Jersey.

Desarrollos Punta Piedra fue creada en marzo del 2010 en Monterrey. Como miembro del Consejo de Administración aparece Hugo César Flores Toba, cuñado de Enríquez.

Las actividades empresariales de Enríquez y Flores Toba crecieron en el sureste mexicano gracias a su amistad y sociedad con el entonces gobernador Félix González. Esta sociedad mercantil tiene como proyecto el desarrollo hotelero de la zona (ejido Pino Suárez).

Felipe Enríquez, es el rey Midas en conseguir recursos para las campañas priístas y cobrar luego las facturas con favores. En 2012 junto a Natividad González Parás, armaron la telaraña de la ingeniería financiera para las campañas de Félix González Canto, Ivonne Ortega y Roberto Borge. Los empresarios yucatecos Arturo Millet Reyes y Rodolfo Rosas Moya inyectaron dinero a las campañas priistas de Quintan Roo y Yucatán bajo este modelo.

ARTURO MILLET REYES, EL GRAN ESTAFADOR
 
El diario estatal Por Esto ha documentado en una serie de reportajes la procedencia de la fortuna del empresario Arturo Millet Reyes, de 51 años, creador del Coliseo Yucatán y ex dueño del equipo de fútbol Venados de Yucatán, que por más de dos décadas ha acumulado riquezas por fraudes, estafas, robo y violencia, mecanismo mediante el cual se ha dedicado por años al despojo de tierras ejidales y propiedades en Yucatán y Quintana Roo, y orquestado un millonario negocio a través de la corrupción e impunidad mediante la construcción de una red de protección con políticos.

Arturo Millet Reyes, conocido como el cabecilla de la mafia agraria peninsular, tiene un largo historial delictivo, en el que ha sido acusado de robo, fraude, despojos, amenazas, lavado de dinero y delincuencia organizada, señalado por sus víctimas como un millonario impostor que siempre hace valer “la ley del más fuerte”.

Durante años Arturo Millet ha impulsado una red bien organizada de robo y despojo de valiosas tierras ejidales en Holbox, Isla Mujeres, Leona Vicario, Cancún, Pino Suárez en Tulum y Playa del Carmen, a través de la cuestionada empresa Asesoría Profesional Agraria (APA), creada especialmente para el acaparamiento de tierras bajo artificios legaloides que promueve mediante corrupción y tráfico de influencias de sus cómplices en el sistema político.

De esta forma, APA,  despachos de abogados, notarías públicas y autoridades ligadas al Registro Agrario Nacional y Registro Público de la Propiedad y el Comercio, así como de políticos que han sido beneficiados por Arturo  Millet Reyes, conforman la red de corrupción vinculada al robo y despojo de tierras en Quintana Roo.

La voracidad de esta mafia agraria alcanzó apenas en el 2012 al Ejido Playa del Carmen del municipio de Solidaridad, al cual Arturo Millet Reyes robó tres parcelas que escrituró a su nombre a través de su empresa de gestoría agraria APA, notarías públicas y el propio Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Playa del Carmen, que aparecen coludidos en el millonario robo de tierras al ejido.

Desde hace más de 13 años, la empresa APA de Arturo Millet ofrece sus servicios de regularización de ejidos y solares urbanos en Quintana Roo, y el ejido Playa del Carmen fue uno de ellos, ya que le permitió ser una de las empresas autorizadas por el ejido para la regularización de predios.

Sin embargo, en el 2007, durante la gestión de Gaspar Aguilar como presidente del Comisariado Ejidal de Playa del Carmen, la empresa de Arturo Millet, tituló tres grandes parcelas del ejido Playa del Carmen a su nombre, a través de una de sus artimañas que utiliza para el robo recurrente y fraudolento al que ha estado acostumbrado por años en total impunidad.

Acostumbrado a adueñarse de tierras que considera lotes baldíos, Millet Reyes tituló dichas parcelas del Ejido a su nombre y de sus prestanombres, en las que participó el notario público 52 Javier Jesús  Rivero Ramírez.

Cuando el ejido se dio cuenta en el 2012 del mayúsculo robo de tierras por parte de Arturo Millet, su empresa APA y cómplices de la bien orquestada mafia agraria, autoridades ejidales interpusieron en el mes de diciembre una demanda en reclamo a su propiedad, las tres parcelas que estos mafiosos titularon a nombre de Millet Reyes, en una más de las sucias actuaciones de robo y despojos a los que acostumbra el empresario yucateco.

Sin embargo, como todo el cinismo con que lo caracteriza, Arturo Millet reconoció el robo que habían cometido al afirmar que habían cometido “una equivocación”, accediendo a devolver una de las tres parcelas tituladas a su nombre, y con todo el descaro del mundo y en una actitud reprochable, el líder de la mafia agraria pidió a las autoridades del Ejido Playa del Carmen, les vendieran las otras dos parcelas, dado que ya estaban tituladas a su nombre.

Las diversas notas periodísticas aquí expuestas nos permiten comprender el entramado de corrupción alrededor de los intereses políticos comerciales del Cartel del Sureste que por más de dos décadas se han planteado rediseñar la política de Quintana Roo para no perder posiciones de poder.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *